El aniversario del asesinato de Berta Cáceres marca tres años de acusaciones falsas

Durante los tres años transcurridos desde el trágico asesinato de la activista hondureña Berta Cáceres, ha habido partes inocentes que han sufrido una implacable campaña de acusaciones falsas. En algunos casos, encarcelamiento ilegal, manifiesta Robert Amsterdam, abogado internacional que representa a Desarrollos Energéticos, S.A. (DESA).

“Este aniversario marca un importante recordatorio de que hasta la fecha no se han presentado elementos únicos de evidencia que muestren alguna participación en el crimen por parte de los ejecutivos o propietarios de DESA”, dijo Amsterdam. “Es comprensible que los compañeros de Cáceres busquen respuestas y responsabilidades, pero el emprender una campaña de presión basada únicamente en teorías de conspiración y sin hechos, significa usar la causa de Berta Cáceres para cometer una grave injusticia”.

Ámsterdam se refirió a la condena en noviembre de 2018 al ex ejecutivo de DESA, Sergio Rodríguez, tras un juicio que, según él, fue críticamente defectuoso a causa de violaciones procesales.

“El juicio que condujo a la condena de Rodríguez fue una farsa completa. “No existe un cuerpo legal independiente que pueda respaldar un veredicto sin basarse en ninguna evidencia directa, incluso la acusación particular ha reconocido los errores fatales del debido proceso ante la ONU”, expresó Amsterdam. “Los tribunales se han visto sometidos a una presión política increíble por parte del COPINH, así como muchos miembros de la comunidad global ONGs que también han sido engañados por su campaña falsa. El resultado ha sido una degradación del estado de derecho en Honduras”.

El otoño pasado, Amsterdam & Partners LLP publicó una investigación exhaustiva sobre el caso de Berta Cáceres, que incluye cientos de páginas con mensajes de texto y datos recuperados de dispositivos personales que pertenecieron a la víctima y al acusado. Estos mensajes de texto revelan una representación completamente diferente de los hechos que llevaron al crimen.

“En este tercer aniversario del crimen, es importante que todas las partes vuelvan a evaluar las suposiciones y hagan un balance de los hechos”, dijo Amsterdam. “El asesinato de Cáceres fue catastrófico para los intereses de DESA, con el peor resultado posible y lo hubieran evitado a toda costa”. Los mensajes de texto demuestran que la compañía y Cáceres habían alcanzado en gran medida una distensión, y que ella mantenía una amistad genuina con David Castillo, y que no tenía motivos para temerlos. A la vez, estos mensajes de texto muestran la existencia de muchas otras amenazas que no fueron investigadas “.

Amsterdam denunció otra vez más la campaña de propaganda orquestada por COPINH. “Esta claro que esta no es una organización que esté realmente interesada en la verdad y la justicia para Berta Cáceres. En su lugar, han tratado de utilizar su nombre como arma para violar los derechos de sus oponentes pese a la falta total de pruebas. Confiamos en que la verdad saldrá a la luz y que esta campaña de falsas acusaciones acabará por no sostenerse”.

El Libro Blanco y otra documentación relacionada con el caso están disponibles en casocaceres.com.